Home » Espai Zero » 06/06/17

06/06/17

43.- Vais a permitirme una libertad, una confianza, que me sincere hablando de mi padre, lo necesito, pero sobre todo se lo merece, porque hoy martes 6 de junio de 2017 cumple, nada más y nada menos, que 90 años!!!

No tuvo una infancia fácil, menos aún la juventud y todavía fueron más complicados sus primeros años de adulto. Dos terribles accidentes marcarían su futuro y porque no decirlo, el mío también.

El primer accidente (que algunos conocéis) fue fruto de su pasión por los ascensores y le supuso un duro golpe que le dejó “tocado” física y profesionalmente, pero que a la postre fue el inicio del legado que dejó a sus hijos.

El otro accidente fue moral. Perder a su padre (mi abuelo Eugenio) a la edad de 26 años no ha de ser fácil asumirlo y menos aún al mismo tiempo que el primer accidente, por lo que mi padre, sin mencionarlo demasiado, creo que siempre se sintió culpable.

Con más voluntad que medios se recuperó, mi madre tiene gran parte de “culpa”, y así inició su carrera en solitario, creando una empresa, la que ahora me honra dirigir junto a mis hermanos.

Más de una vez le reproché que no le recordaba en mi etapa de infancia y estudiante. No le recuerdo ayudándome en los deberes diarios, y sí a mi madre, pero ahora sé que es porque estaba trabajando hasta altas horas de la madrugada para que, entre otras cosas, el domingo yo pudiera tener una moto y pudiera dar saltos y brincos en aquella añorada casa de La Floresta.

Toda esta pasión mía por las motos de montaña, y por el trial especialmente, se la debo a él, solo a él. Como esto no es poco, toda la labor de enseñarme mi profesión, su profesión, también se la debo a él, solo a él.

Jamás tendré su experiencia, ni sus “manos”, pero creo que puede darse por satisfecho si consigo dar a mi hija, la mitad de los valores que me ha transmitido.

Me siento profundamente impresionado al repasar el tiempo que he compartido con él y ahora, al cumplir estos 90 años, no quisiera dejar pasar la oportunidad de darle, en primer lugar, las gracias por haber estado a mi lado hasta hoy ayudándome en todo momento, y también para agradecerle en público, en voz alta, tan alta que llegue a miles de amigos, lo que nos enseñó a mis dos hermanos y a mí con su propio ejemplo, la mejor de las virtudes: su tesón y su capacidad de trabajo. 

Mi padre, sin forzarlo jamás, me metió las motos y el trabajo en la sangre. Me enseñó a amar todas las cosas en las que uno aplica sus manos y me enseñó a no tirar nunca la toalla y eso que en los últimos días de trabajo, antes de jubilarse, nos discutíamos con demasiada frecuencia, no coincidíamos en casi nada y nos enfadábamos, pero con una simple mirada cada uno se ponía en su sitio y hasta la próxima. Aun así siempre ha sido un ejemplo permanente, en el que, con la misma frecuencia, buscó la solución a mis problemas cotidianos. 

Hay momentos y personas que recordaré toda mi vida, algunas que se han ido y otras que aún están. A todas esas personas y amigos de mi vida les he querido, pero no hay nadie que pueda compararse contigo papi y aunque seguramente no te lo he dicho demasiado, porque se sobreentiende, ahora lo quiero recalcar... 

Te quiero mucho papá. ¡FELIZ CUMPLEAÑOS! 

Víctor

06/06/17 - bonaigua - trial